El verdadero secreto para hacer un traze - Blog de viajes Trazers

El verdadero secreto para hacer un traze

12316462_432302853626090_1561106775323958877_n

Ser un trazer es mucho más que se ser un viajero. Un trazer no se limita a visitar un lugar, sino que va mucho más allá, buscando atrapar esa imagen que no siempre es posible explicar con palabras o ese momento mágico que no se repetirá. Por eso los trazers actúan como consejeros, ayudando a visualizar aquello que no viene escrito en los folletos y las guías turísticas.

Todos esos momentos irrepetibles es lo que llamamos trazes, un trocito de nuestros viajes y experiencias, que materializamos en forma de vídeo corto o incluso audio. La misión de un trazer es capturar esos trazes que hacen especiales sus viajes, para luego compartirlos y hacer que ese lugar se convierta también en algo especial para los demás.

Quizá sea un poco difícil definir con palabras estos conceptos, pero estamos seguros de que los entenderás perfectamente al final de este post. A continuación, te dejamos algunos ejemplos para que te inspires cuando te pongas manos a la obra. Algunos son trazes fantásticos en los que se capta claramente lo que queremos transmitir, mientras que otros son claros ejemplos de lo que no es un traze.

#1. Un traze cuenta algo interesante de un lugar

Los trazes suelen venir acompañados de una breve explicación sobre lo que muestra, o incluso de consejos sobre el lugar en cuestión que puedan resultar útiles a los demás trazers. Por eso lo ideal es que en tu trazes nos cuentes algo sobre ese lugar, desde detalles históricos hasta consejos prácticos, como si te ha resultado difícil llegar hasta allí o si has tenido que pagar entrada. Es cierto que nuestra voz no siempre es capaz de transmitir la verdadera esencia de un lugar, y que en ocasiones la música o los propios sonidos de la naturaleza hablan por sí solos, pero al menos una breve explicación nunca está de más😉.

Para que entiendas a qué nos referimos, te recomendamos que eches un vistazo a este traze:

 #2. Un traze debe ser de un lugar concreto y geolocalizado

No ponemos en duda todo el trabajo que hay detrás de los documentales y los vídeos en los que mezclan diferentes lugares, pero esto no es un traze. Un traze debe capturar un lugar concreto y que pueda ubicarse geográficamente, bien por el nombre del lugar o sus coordenadas, para que los demás trazers puedan encontrar ese lugar en el mapa sin ningún problema.

Échale un vistazo al siguiente vídeo: es cierto que tiene planos espectaculares y ha hecho un fantástico montaje. Pero, ¿podrías localizarlo exactamente en el mapa? ¿Serían capaces otros viajeros de llegar a esos puntos con lo que enseñan en el vídeo? Pues precisamente por eso no lo consideramos un traze.

#3. Un traze gana mucho por su calidad

No es necesario tener un dispositivo de última generación para capturar un buen traze. De hecho, se pueden hacer trazes fantásticos con una cámara normalita o un smartphone. Eso sí, siempre hay algunos trucos para mejorar su calidad. Por ejemplo, graba usando la orientación horizontal, y trata de no cambiar de plano con demasiada rapidez para que otros trazers puedan quedarse con todos los detalles.

Aquí te enseñamos un buen ejemplo de cómo debe hacerse:

¡Ojo! Eso no quiere decir que un traze no pueda estar editado. No hay ningún problema en que a tu vídeo le añadas el audio posteriormente, haciendo varias tomas y uniéndolas para poder apreciar mejor aquella experiencia que quieras hacer llegar al resto de usuarios. Eso sí, aunque sean planos diferentes, recuerda que para que sea un verdadero traze debe mostrar un único lugar, pudiendo ser ubicado en el mapa, como se ha explicado en el punto anterior.

Échale un vistazo a este traze, y sabrás a qué nos referimos…

#4. Un traze debe contener valor informativo

Cuando sientes que un lugar es especial para ti es porque ha generado en ti algún tipo de emoción. Quizá haya sido el descubrimiento de algún acontecimiento histórico que haya ocurrido en ese lugar, el haber probado un plato tradicional que sólo saben preparar allí, o algún rasgo de su cultura que te haya impactado. Pues esa emoción debe quedar plasmada en tu traze, ya sea por audio o por vídeo, ya que sólo así los demás trazers se sentirán atraídos por ese lugar. ¿Necesitas un ejemplo? Échale un vistazo a este traze y verás cómo va ganando valor a medida que conozcas más cosas sobre su historia.

#5. Un traze debe contener información útil para ti… y para otros

Los viajes están llenos de anécdotas y momentos llenos de emociones, situaciones en las que te encontraste en un aprieto o escenas de lo más graciosas. Todos esos momentos forman parte de nuestra aventura, haciendo ese lugar interesante para nosotros, pero eso no significa que vaya a resultarle interesante a otro trazer.

Te ponemos un ejemplo claro: ¿te resultaría útil de alguna forma el siguiente vídeo?

Pues a eso nos referimos. Piensa antes de nada si aquello que has captado hará que otros trazers se sientan atraídos por ese lugar, si les ha servido para preparar mejor su viaje o incluso avisarlos de que ese sitio no es lo que parece. Aquí te ponemos un ejemplo en el que un trazer aporta algunas recomendaciones. ¿Verdad que sin ser un lugar de especial interés podría servirle a otros viajeros para preparar su viaje?

Como puedes ver, ser un trazer y hacer trazes no tiene secretos. Cada trazer es único, depositando en cada traze su marca personal. Lo más importante es que un trazer sea capaz de transmitir en sus trazes lo que está sintiendo en este momento, compartiendo así sus experiencias e invitando a los demás a descubrir su mundo.

Así que, ¿a qué esperas para sacar al trazer que llevas dentro?

 

No es solo viajar, es ser un trazer

 

2 comentarios en “El verdadero secreto para hacer un traze

  1. Pingback: Los 5 mejores Trazes en Sudamérica | No es solo viajar, es ser un trazer

  2. Pingback: Guía rápida de cómo usar Trazers | No es solo viajar, es ser un trazer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.